CIRURGÍA DE LA SINUSITIS Y RINITIS

La sinusitis crónica y la sinusitis aguda recurrente exigen, por norma general, en una fase inicial, tratamiento con medicación. Cuando el tratamiento médico no es eficaz o hay modificaciones anatómicas que predisponen a la inflamación crónica, puede ser necesario tratamiento quirúrgico. Hoy en día, la técnica quirúrgica más utilizada es la cirugía endoscópica nasosinusal.

Se utiliza una óptica con transmisión bajo visión de alta definición, realizándose los procedimientos dentro de la nariz, sin ninguna cicatriz en la piel. En el postoperatorio, únicamente se coloca un taponamiento biodegradable (como una esponja que se deshace), haciendo que la cirugía sea bastante confortable para el paciente. A menudo, existen modificaciones en el septo nasal que también se corrigen en el mismo tiempo quirúrgico (ver septoplastia).

Se habla de rinitis cuando existe una inflamación o aumento de los cornetes inferiores (estructuras presentes en la pared lateral de la nariz). Existen varias causas para la rinitis, siendo la rinitis alérgica la más frecuente. Tal como la sinusitis, la rinitis, generalmente, se puede tratar médicamente, con antihistamínicos, corticoterapia nasal, ducha con agua salina, inmunoterapia específica, etc.) Cuando los resultados con el tratamiento médico son insuficientes, la cirugía aparece como una alternativa.

Puede ser aislada, envolviendo los cornetes inferiores, o asociada a la cirugía de la corrección del septo nasal o sinusitis (ver septoplastia). Existen múltiples técnicas para reducir el tamaño de los cornetes inferiores. No obstante, la que más uso en mi práctica es la reducción de los cornetes inferiores mediante radiofrecuencia. Esta cirugía se puede realizar con sedación y en régimen de ambulatorio, tanto en niños como en adultos.

Este pequeño resumen teórico tiene como principal objetivo informar de que la cirugía funcional de la nariz, para tratamiento de la sinusitis y/o rinitis, se puede realizar aisladamente, así como en simultáneo con la rinoplastia, juntando así la componente estética a la componente funcional, en el mismo tiempo quirúrgico.